sábado, 25 de abril de 2015

La escuela mata la creatividad.

En mi tercera entrada para este blog, voy a hablar sobre el vídeo de Sir Ken Robinson
titulado ''Las escuelas matan la creatividad''. Resulta irónico decir que la escuela no deja ver realmente los talentos que cada niño posee, ni sus capacidades de innovación entre muchas otras. 
Tal y como dice Ken Robinson la educación nos interesa a todos y dentro de ella es muy importante la creatividad.



En el mundo todo lo que nos rodea es creatividad y gracias a ella el mundo poco a poco va avanzando. Está claro que el mundo no puede avanzar si sólo hablamos, protestamos y no se hace nada, por ello hay que arriesgar y ser valientes para apostar por nuevas ideas y desarrollar nuevos proyectos sin miedo a equivocarnos.





Los niños no tienen miedo a equivocarse, por eso son originales e innovadores, siempre arriesgan, pero lo que ocurre es que cuando son adultos si tienen miedo a la equivocación. 
Adquieren ese miedo al error porque en la escuela lo peor que puedes hacer es cometer un fallo y así es como cada vez se va apartando más y más la creatividad con la educación. 
Cualquier niño puede ser creativo, poco a poco hay que ayudarles a fomentarla, no a que desaparezca. 
Ahora bien, ayudar a fomentar la creatividad no es ni mucho menos establecer más horas de música o más horas de plástica o de cualquier otra asignatura, ¿acaso no pueden ser creativos si se les propone trabajar por proyectos?. La verdad que creo que un aprendizaje basado en proyectos puede influir de forma positiva en la creatividad de los alumnos. Pueden planificar su trabajo y la manera en cómo hacerlo, puede desarrollar actividades, utilizar los recursos que consideren necesarios en su proyecto, crear juegos, etc. Con este tipo de trabajo los niños pueden sacar esa creatividad que realmente poseen y que en ningún momento de sus etapas educativas tiene que desaparecer. Tienen maravillosas habilidades y grandes capacidades para realizar y aprender con creatividad y originalidad, pueden pensar y experimentar por si solos, ellos son los únicos protagonistas de sus aprendizajes.
Ahora en la escuela todo eso queda anulado, no forman a los alumnos aprovechando y fomentando sus habilidades, sino que crean al tipo de persona que el sistema necesita como trabajador, por ello todos los centros tienen la misma jerarquía de materias, donde se encuentran como pilar fundamental las matemáticas y los idiomas, posterior a estas las humanidades y en lo último las artes.

Otro punto que trata Ken Robinson en su vídeo es la habilidad académica y señala que ha dominado la visión de cada persona sobre la inteligencia. Así existen personas que son brillantes y creativas y creen que no lo son debido a que no valoraron en la escuela aquello que se les daba bien. Hay que eliminar esa visión que tenemos sobre la inteligencia. 
Como dice Ken Robinson, debemos ven a nuestras capacidades creativas con el valor que tienen. 
Y por último opino que todo el mundo es creativo, sólo hay que dejar a un lado el miedo a equivocarse. Cada niño es un mundo por descubrir, son talentosos, por lo que se debería desarrollar mucho más en el aula ese potencial y no buscar que todos los niños aprendan de la misma manera para que realicen las mismas cosas. 

1 comentario:

  1. Has integrado bien la idea de que se puede y se debe estimular la creatividad no sólo con materias artísticas (que también), sino especialmente a través de la metodología, de cómo enseñar y aprender.
    No solamente trabajamdo por proyectos, sino con cualquier otra estrategia que permita a los estudiantes tomar decisiones, experimentar, manipular, crear... Esto tiene mucho que ver con la preguta que te hacía en la entrada anterior: para que el trabajo escolar tenga esas características, ¿cuál es el papel de la maestra?
    Buen trabajo, Fátima.

    ResponderEliminar